domingo, 26 de agosto de 2012

Opioides

Los opioides se recetan frecuentemente por sus propiedades efectivas analgésicas de aliviar el dolor. 

Tipos de opioides 


  • Los opiáceos naturales: alcaloides contenidos en la resina de la amapola del opio, la morfina sobre todo, la codeína y la tebaína, pero no la papaverina y la noscapina que tienen un mecanismo de acción diferente, las siguientes podrían ser considerados los opiáceos naturales: Las hojas de Mitragyna speciosa (también conocido como Kratom) contienen algunos opiáceos de origen natural, activa a través de los receptores Mu y Delta. Salvinorina A, que se encuentra naturalmente en la planta de Salvia Divinorum, es un agonista opioide kappa.
  • Semi-sintético opioides: creado a partir de los opiáceos naturales, como la hidromorfona, hidrocodona, oxicodona, oximorfona, desomorfina, diacetilmorfina (heroína), nicomorphine, dipropanoylmorphine, benzilmorfina y etilmorfina y la buprenorfina;
  • Completamente opioides sintéticos: como el fentanilo, petidina, metadona, tramadol y dextropropoxifeno;
  • Péptidos opioides endógenos, producidos de forma natural en el cuerpo, como las endorfinas, encefalinas, dinorfinas y endomorfinas.
  • También hay fármacos como el tramadol y tapentadol que no son químicamente de la clase de opiáceos, pero tiene acciones agonista de los receptores μ-opioides. Aunque su mecanismo de acción exacto no se conoce completamente, los dos tienen un modo de acción dual, el segundo modo de acción que parece ser en el noradrenérgico y serotoninérgico sistemas. Este segundo mecanismo de acción se descubrió durante las pruebas en donde el medicamento mostraron signos de analgesia, incluso cuando la naloxona, un antagonista de los opiáceos, se administró.



¿Cómo afectan los opioides al cerebro y al cuerpo?

Los opioides actúan adhiriéndose a proteínas específicas llamadas receptores de opioides, que se encuentran en el cerebro, la médula espinal, y el tracto gastrointestinal. Cuando estas drogas se adhieren a ciertos receptores de opioides, pueden bloquear la transmisión de los mensajes de dolor al cerebro. Además, los opioides pueden producir somnolencia, causar constipación, y dependiendo de la cantidad de la droga que se ha tomado, depresión respiratoria. Los opioides también pueden causar euforia porque afectan las regiones del cerebro que controlan lo que percibimos como placer.

¿Cuáles son las posibles consecuencias del uso y del abuso de los opioides?

El uso habitual de los opioides puede resultar en una tolerancia a estas drogas, lo que significa que los usuarios tendrán que utilizar dosis mayores para lograr los mismos efectos iniciales. El uso a largo plazo también puede llevar a la dependencia física y a la adicción, es decir, que el cuerpo se adapta a la presencia de la droga y si su uso se reduce o se suspende, ocurren síntomas del síndrome de abstinencia. Los síntomas del síndrome de abstinencia incluyen desasosiego, dolores musculares y de los huesos, insomnio, diarrea, vómito, accesos repentinos de escalofríos con erizamiento de la piel ("cold turkey") y movimientos involuntarios de las piernas. Por último, una sola dosis grande de un opioide puede causar una severa depresión respiratoria que puede conducir a la muerte. Sin embargo, muchos estudios demuestran que el uso médico de opioides analgésicos debidamente administrados es seguro y rara vez causa adicción clínica, la que se define como el uso compulsivo, frecuentemente incontrolable, de las drogas. Los opioides, si se toman exactamente como se indica en la prescripción, pueden usarse para manejar el dolor eficazmente.


                                                                                          Constanza Ceballos M.

No hay comentarios:

Publicar un comentario